Otros recursos naturales

Los Letreros de Balos

En el barranco de Balos podemos encontrar un conjunto extraordinario de grabados que destaca por la variedad de temas que presenta. Casi todos están situados en planos verticales a distintas alturas, apareciendo la mayoría de los caracteres alfabéticos a una altura superior a la humana -esta escritura está identificada como de origen bereber-. Las representaciones antropomorfas tienen distintas posturas y en algunas se puede distinguir el sexo de la figura, así como la actividad que realizan. Conjuntamente con estas figuras humanas se han encontrado representaciones del disco solar con radiaciones, figuras naviformes identificadas como barcos de tres palos, velamen y timón, y motivos zoomorfos entre los que destaca el caballar, y grabados de diversa índole como plantas, peines y árboles.

El soporte natural de estos misteriosos petroglifos es un macizo basáltico, de más de 600 metros de longitud, que destaca de forma notoria, constituyendo ya de por sí un elemento singular del paisaje, en medio del Barranco de Balos, muy cerca del eminente Roque Aguayro.

La Audiencia

El conjunto de La Audiencia o Risco Pintado está muy cerca del pueblo de Temisas, al lado de la carretera en dirección a Agüimes. Se trata de un poblado de cuevas labradas artificialmente en la toba, de diversos tamaños y morfologías, a las que, en más de una ocasión pueden atribuirse diferentes funciones (dormitorio, cocina, etc.). Los elementos que articulan el espacio interno de estos poblados (pasos, accesos, túneles, etc.) constituyen también obras artificiales.

Como suele ser habitual se localizan graneros, siendo su ejemplo más significativo las denominadas Cuevas del Pósito. Su visita permite tener una visión clara de la importancia de estos lugares de almacenamiento, lo cuidado de su ubicación y las medidas tomadas para garantizar la integridad de los productos allí almacenados ante cualquier evento que pueda ponerlos en peligro.

En la base del Risco Pintado se localiza una construcción de piedra seca que ha sido interpretada por algunos autores como tagoror (lugar de reunión), y como en otros casos, los enclaves destinados a fines funerarios se localizan en las inmediaciones de los sitios domésticos.

Uno de los hallazgos más significativos es la abundancia de tejidos elaborados sobre fibras vegetales, lo que llevó a suponer que en esta zona del poblado era donde las mujeres desarrollaban esta actividad manufacturera.

Cuevas del Gigante 

En las proximidades de la carretera que lleva de Temisas a Santa Lucía se encuentra este conjunto habitacional que ostenta el nombre de Cuevas del Gigante. Desde este lugar se tiene una magnífica panorámica del Risco Pintado, permitiendo una visión de conjunto que facilita la interpretación de los yacimientos descritos.

Se trata de un grupo de tres cuevas ratifícales, de grandes dimensiones y que dan cuenta de la capacidad de los canarios para la transformación del entorno en el que habitaron. Dentro del conjunto cabe destacar la cámara principal de grandes luces, abierta hacia el abismo exterior, que presenta dos salas comunicadas entre sí, a la que se llega desde una abertura en el techo y una especie de escalera de caracol labrada en la toba.

Casco Histórico de Agüimes

En 1998 y 1999 se llevaron a cabo sendas intervenciones arqueológicas en las inmediaciones de la Plaza de San Antón de Agüimes, en las que se pusieron de manifiesto que en el subsuelo aún se conservan parte de los vestigios del Agüimes prehispánico.

Los materiales encontrados se asocian principalmente a los trabajos cotidianos de manipulación y transformación de alimentos; cerámica pintada de excelente calidad, abundantes restos de fauna marina y terrestre, elementos de molturación (molinos y morteros), así como semillas de cebada constituyen las pruebas más evidentes de la importancia de este enclave como lugar de habitación.

Aunque hoy no sea posible observar este poblado, por hallarse enterrado bajo las calles y casas del actual Casco Histórico, los restos arqueológicos encontrados se encuentran expuestos en el subsuelo de la desaparecida Ermita de San Antonio Abad, convertida en el Centro de Interpretación del Casco Histórico de Agüimes.

Montaña de Arinaga

Este espacio de interés arqueológico se encuentra ubicado dentro del Monumento Natural de Arinaga, en el litoral del municipio de Agüimes. Corresponde a un conjunto de cuevas de habitación labradas en la roca. En sus proximidades, y claramente vinculado al conjunto, se localiza uno de los escasos ejemplos de “concheros” conocidos en Gran Canaria. Estos corresponden especialmente a conchas de moluscos, que se asocian a la explotación de los recursos marinos por parte de los canarios.

Constituye, por tanto, un área de indudable valor histórico que permite conocer cómo la población que habitó esta comarca hizo uso de este medio y de los recursos que éste le ofrecía. Es una muestra evidente de los diversos mecanismos de adaptación emprendidos por una población que ha tenido que aprovechar el máximo rendimiento de su entorno natural en función de sus necesidades.