“César Manrique. 100 años de vida” en el Museo de Historia de Agüimes

La exposición itinerante “César Manrique. 100 años de vida”, producida y organizada por la Fundación César Manrique (FCM), llega hoy al Museo de Historia de Agüimes, donde permanecerá abierta al público hasta el próximo día 29 de diciembre.
La muestra, que forma parte de la programación de actividades conmemorativas del centenario del nacimiento de César Manrique, está compuesta por una treintena de paneles con imágenes y textos que incluyen, no solo la obra pictórica del artistas, sino también de su obra pública y escultórica, así como su labor de protección medioambiental y su carácter activista a través de sus propias palabras.
“César Manrique. 100 años de vida” ofrece una lectura cronológica y divulgativa para acercar la vida y obra del lanzaroteño universal a todos los públicos y se podrá visitar de martes a domingo, en horario de 09.00 a 17.00 horas, y los días festivos, en horario de 09.15 a 15.00 horas.
César Manrique (Arrecife, 1919 – Teguise, 1992) evidenció desde muy temprana edad su facilidad para el dibujo y su admiración por Picasso, Matisse y Braque y desarrolló una intensa labor de defensa del patrimonio natural de Lanzarote.
A mediados de los años 60 del pasado siglo, coincidiendo con su traslado de residencia a Lanzarote, César Manrique impulsa en la isla una serie de proyectos artísticos de carácter espacial y paisajístico, novedosos para la época, donde plasma su pensamiento plástico y ético.
Se trata de un conjunto de acciones e intervenciones dirigidas a poner en valor el paisaje y los atractivos naturales de la isla, que configurarán su nueva faz y su proyección internacional, y que forma parte de la transformación paisajística y la adaptación de Lanzarote a la economía del turismo.
Así, elaboró un nuevo ideario estético, que denominó arte-naturaleza / naturaleza-arte, en el que integra distintas manifestaciones artísticas que pudo concretar en sus obras paisajísticas (Jameos del Agua, Mirador del Río, Jardín de Cactus, Timanfaya, etc.) a las que se unen distintas intervenciones vinculadas a la industria turística, dentro y fuera de las islas, a las que Manrique imprime un funcionalismo económico y social inédito en la cultura artística española, y en las que mantiene sus rasgos característicos básicos: diálogo respetuoso con el medio natural y entre los valores arquitectónicos de la tradición local con concepciones modernas.

Archivado en: Destacado, Noticias